Faqs

1. ¿Porqué una persona prefiere ejercer su actividad mediante una sociedad mercantil y no como persona física?

• Responsabilidad frente a terceros: las personas físicas dirigen la empresa y asumen el riesgo directamente, sin diferencias entre el patrimonio social e individual y, por lo tanto, la responsabilidad frente a terceros es ilimitada. En las sociedades se diferencia entre el patrimonio de la sociedad y el de los socios y, además, la responsabilidad frente a terceros está sujeta únicamente a la aportación de capital.

• Motivos fiscales: las actividades empresariales y/o profesionales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (I.R.P.F.) tributan a una tarifa progresiva que llega hasta el 43%, mientras que las sociedades mercantiles tributan en el Impuesto sobre Sociedades (I.S.) con un tipo fijo general del (25-30%).

• Imágen corporativa: en muchas ocasiones, las sociedades se utilizan para dar una imagen de más seriedad y fiabilidad, que a título personal.

• Anonimato: el ejercicio de una actividad a través de una sociedad permite poderlo realizar anónimamente por motivos estratégicos.

2. ¿En que casos puedo llegar a necesitar una sociedad mercantil ya constituida?

Puede ser que me interese disponer de una sociedad mercantil ya constituida y adquirirla a través de la compra venta en lugar de constituirla como socio fundador, siendo las razones alguna de las siguientes: por la urgencia de realizar una operación de un día para otro, querer conservar el anonimato por motivos estratégicos de competencia de mi producto, por no tener que desembolsar la inversión inicial, para no perder tiempo en buscar un nombre para la sociedad, o por simple comodidad.

3. ¿Cuál es el número de socios que puede haber en una sociedad mercantil?

Tanto en el caso de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.L.) como en una Sociedad Anónima, basta un único socio (ya sea persona física o jurídica) para proceder a su constitución. No obstante, en este caso, así como en el supuesto de declaración sobrevenida, es decir, cuando tal situación resulte como consecuencia de haber pasado un único socio a ser propietario de todas las participaciones sociales, la condición de unipersonal deberá indicarse de forma expresa en la propia denominación social y la identidad del socio único deberá constar en el Registro Mercantil.

4. ¿Que quiere decir sociedad mercantil unipersonal?

Sociedad mercantil unipersonal, es toda aquella sociedad que es propietaria de una única persona, ya sea persona física o persona jurídica. Puede llegar a producirse esta situación desde su constitución, o bien posteriormente a la misma, mediante una compra venta de los títulos. Cuando dicha situación resulte como consecuencia de haber pasado un único socio a ser propietario de todas las participaciones sociales, la condición de unipersonal deberá indicarse de forma expresa en la propia denominación social y la identidad del socio único deberá constar en el Registro Mercantil.

Además, mientras persista la situación de unipersonalidad, la sociedad hará constar expresamente su condición de unipersonal en toda su documentación, correspondencia, notas de pedido y facturas, así como en todos los anuncios que haya de publicar por disposición legal o estatutaria.

También debe tenerse en cuenta que transcurridos seis meses desde la adquisición por la sociedad del carácter unipersonal sin que esta circunstancia se hubiere inscrito en el Registro Mercantil, el socio único responderá personal, ilimitada y solidariamente de las deudas sociales contraídas durante el período de unipersonalidad. Inscrita la unipersonalidad, el socio único no responderá de las deudas contraídas con posterioridad.

5. ¿Cuál es el capital mínimo necesario para constituir una sociedad mercantil?

Las sociedades de Responsabilidad Limitada, que son la forma jurídica más utilizada, requieren de un capital mínimo de 3.005,06 euros; dicha cuantía ha de estar totalmente suscrita y desembolsada en el momento de la constitución. En las Sociedades Anónimas, se necesita un capital mínimo de 60.101,21 euros; sin embargo, en estas sociedades mercantiles, aunque el capital debe estar totalmente suscrito, su desembolso puede ser parcial, con un mínimo del veinticinco por ciento.

6. ¿Cómo se elije el nombre de una sociedad?

El nombre o denominación social de una sociedad mercantil se pide en el Registro Mercantil Central que está en Madrid. Se requiere del nombre y DNI de la persona solicitante, y se suelen dar tres nombres en el momento de la solicitud con orden de preferencia, con la finalidad de que si un nombre ya estuviera registrado se procedería a registrar el siguiente. En el caso de que una sociedad mercantil quiera cambiar el nombre, lo podrá hacer cuando quiera, con la modificación de los Estatutos de la Sociedad, y una vez registrado el nuevo nombre en el Registro Central. Esta vez, el solicitante será la propia sociedad mercantil. Las sociedades mercantiles solo pueden tener una denominación social.

Aspectos importantes a tener en cuenta: la denominación debe estar formada con letras del alfabeto de cualquiera de las lenguas oficiales españolas, y la inclusión de expresiones numéricas sólo puede efectuarse en guarismos árabes o números romanos; en casos de denominación subjetiva, la persona que pierda la condición de socio no puede exigir la supresión de su nombre de la denominación social, a menos que se haya reservado expresamente este derecho; la denominación objetiva puede ser de fantasía o hacer referencia a una o varias actividades económicas, siempre que estén incluidas en el objeto social; no pueden incluirse en la denominación términos o expresiones que resulten contrarios a la Ley, al orden público o las buenas costumbres, o denominaciones oficiales o que induzcan a error.

7. ¿Cómo puedo diferenciar en el mercado los servicios de mi empresa con garantías?

A través del registro de la marca. Marca es todo signo o medio que diferencie o sirva para distinguir en el mercado productos o servicios de una persona de los ofrecidos por otra (aunque sean idénticos o similares).

Puede utilizarse como marca: palabras o combinaciones de palabras, imágenes, figuras, símbolos y gráficos, letras, cifras y sus combinaciones, formas tridimensionales, entre las que se incluyen los envoltorios, los envases, la forma del producto o su presentación.

8. ¿Puede una empresa utilizar una marca sin registrarla previamente?

Una empresa puede utilizar una marca sin necesidad de efectuar trámite alguno, pero se puede encontrar con que haya sido protegida previamente, en cuyo caso podrían impedirle su uso y, además, exigirle un resarcimiento por el uso indebido. Si tiene éxito, otra empresa puede decidir utilizarla también y aprovecharse de los efectos de su buen hacer. Por ello, quien pretenda utilizar una marca (y en el mundo empresarial es una práctica conveniente y generalizada por las razones que hemos comentado) debe plantearse su protección jurídica, registrándola.

9. ¿Qué diferencia existe entre marca y nombre comercial?

Nombre comercial es todo signo o denominación que sirva para identificar a una persona en el ejercicio de su actividad empresarial, y que distingue su actividad de las actividades idénticas o similares. Puede utilizarse como nombre comercial: nombres patronímicos, razones sociales y denominaciones de las personas jurídicas, denominaciones de fantasía, denominaciones alusivas al objeto de la actividad empresarial, anagramas, cualquier combinación de los signos o medios citados en los puntos anteriores.

10. ¿Se puede ampliar el capital social de una sociedad mercantil?

El capital se podrá ampliar siempre que así lo acuerden los socios o accionistas. El aumento del capital social habrá de acordarse por la Junta General con los requisitos establecidos para la modificación de los estatutos sociales. La ampliación del capital de la sociedad podrá realizarse por creación de nuevas participaciones, en el caso de Sociedades de Responsabilidad Limitada, o acciones, en el caso de Sociedades Anónimas; o por elevación del valor nominal de las ya existentes. Igualmente, el aumento de capital podrá llevarse a cabo mediante aportaciones dinerarias o bien mediante aportaciones no dinerarias. En este último caso y solamente para las Sociedades Anónimas, será necesario un informe de un experto independiente. Puede ocurrir en determinadas circunstancias, que la Sociedad se vea obligada a aumentar o disminuir su capital social por imperativo legal.

11. ¿Cuales son las Responsabilidades de los socios de una sociedad?

En la Sociedad de Responsabilidad Limitada y en la Sociedad Anónima, la responsabilidad de los socios viene delimitada según la cuantía de sus aportaciones realizadas como capital social, y por lo tanto no responden personalmente de las deudas sociales más allá de dichas aportaciones.

Sin embargo, los socios que hayan adquirido sus participaciones o acciones mediante aportaciones no dinerarias, responderán solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de dichas aportaciones y del valor que se les haya atribuido en la escritura.

12. ¿Cuales son las Responsabilidades de los administradores?

Los administradores responderán frente a la sociedad, los accionistas y los acreedores sociales, del daño que causen por actos contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados sin la diligencia exigible al cargo que desempeñan.

La responsabilidad de los Administradores de la SRL se rige por lo establecido para los administradores de las SA, con la única excepción de que el acuerdo de la junta general que haya de decidir sobre el ejercicio de la acción de responsabilidad requiere la mayoría de votos válidamente emitidos que, a su vez, representen al menos un tercio de los votos correspondientes a las participaciones sociales en que se divide el capital social, mayoría que no puede ser modificada por los estatutos sociales.

13. ¿Quién puede ser administrador de una sociedad?

La consideración de Administrador de una sociedad lo puede ser tanto una persona física, como una persona jurídica, en este último caso, la persona jurídica deberá nombrar a una persona física para que la represente.

Para ser nombrado administrador de una sociedad, no se requiere la cualidad de accionista o socio, a no ser que los estatutos dispongan lo contrario. Asimismo no podrán ser administradores los quebrados y concursados no rehabilitados, los menores e incapacitados, los que hubieran sido condenados por grave incumplimiento de leyes o disposiciones sociales, y aquellos que por razón de su cargo no puedan ejercer el comercio, ni los funcionarios al servicio de la Administración con funciones a su cargo que se relacionen con las actividades propias de la sociedad de que se trate.

14. ¿Cuáles son las diferentes formas de administración?

La sociedad puede administrarse de varias formas: mediante un administrador único, el cuál ejercerá el poder de representación de la sociedad; mediante varios administradores solidarios, quienes podrán actuar indistintamente en nombre de la sociedad tanto para la realización de los actos de gestión, como para la representación de la sociedad en juicio o fuera de él; mediante varios administradores mancomunados, que deberán actuar conjuntamente de común acuerdo, de conformidad con lo que se haya establecido en los estatutos sociales; mediante un Consejo de Administración, que ejercerá colegiadamente la representación de la sociedad, salvo que los estatutos atribuyan a uno o varios consejeros en concreto el poder de representación de la sociedad, bien individualmente o bien conjuntamente.

15. ¿Se pueden conocer los socios de una sociedad mercantil?

Solo se pueden llegar a conocer a través del Registro Mercantil la identidad de los socios que constituyen la sociedad. También serán públicas aquellas personas que suscriban participaciones o acciones en futuras ampliaciones de capital.
Todas aquellas personas que accedan a la titularidad de acciones y/o participaciones mediante compra venta, permanecerán en el anonimato porque este documento NO es inscribible en el Registro Mercantil.

16. ¿Qué formalidades tengo que tener en cuenta para mantener una sociedad?

En cuanto a las formalidades expresas de toda sociedad mercantil, la normativa exige de forma expresa, la llevanza de los libros de contabilidad de inventarios y cuentas anuales, y el libro diario.
Además de los libros antes mencionados, se da la posibilidad normativamente de que el empresario lleve, de forma voluntaria, los libros y registros que considere convenientes, en función del sistema contable adoptado o la naturaleza de su actividad. De otra parte, se establece también la obligación de llevar ciertos libros (llamados “libros societarios”), utilizados para recoger y dejar constancia de determinados aspectos de la vida de toda compañía: libro de actas, libro de acciones nominativas en las S.A. y comanditaria por acciones, libro registro de contratos celebrados entre el socio único y la sociedad unipersonal, y libro registro de socios en las S.L.